sábado, 4 de diciembre de 2004

¡¡Nieve!!

Pues sí, señoras y señores, la nieve llegó a la sierra de Madrid y parece que para quedarse.

El pasado jueves salí a dar el paseíto habitual por la montaña. Para la ocasión elegí una zona sencilla que conozco bien: el valle de la Fuenfría, en Cercedilla. Ya he estado media docena de veces por él y tiene unos paisajes espectaculares para disfrutar de ellos.

En ésta ocasión madrugué un poco y a las once menos cuarto de la mañana estaba comenzando a caminar desde el aparcamiento de Majavilán. Una ligera nevada me había recibido en mi aproximación en coche a la altura del pueblo serrano de Navacerrada, buen augurio de lo que me esperaba a lo largo de la jornada. Me encanta la nieve.


La carretera de la república nevada y nevando.


Comencé a caminar por la calzada Romana en su primer tramo hasta cruzar el puente del Descalzo, para desviarme poco después a la derecha y tomar el llamado 'camino agroman'. En todo el recorrido ya se podía apreciar la nieve caída desde el día anterior aunque no cubría por completo los caminos salvo por alguna mancha aquí y allí. Al llegar al final del "camino agroman' sale a mano izquierda el 'sendero de enmedio', que sube por la ladera de la montaña zigzagueando hasta ir a parar a la pista forestal 'carretera de la república'. En la carretera ya se hizo más intensa la nieve, toda la pista era una alfombra blanca de nieve virgen, marcada unicamente por las huellas de algunos animales que la cruzaban de lado a lado.

Tomé la carretera a mano derecha y en unos pocos minutos de caminata sobre los entre cinco y diez centímetros de nieve que había por la pista llegué a los miradores de los poetas, desde donde se puede disfrutar, en días abiertos, de unas espectaculares vistas del pueblo de Cercedilla y alrededores. Una firma en el libro del mirador Luis Rosales, y a continuar andando camino de la fuente-refugio del Aurrulaque, en la pradera de Navarrulaque. Este refugio es un buen sitio para hacer un alto, llenar las cantimploras con agua fresca, y reponer energias, incluso hay días que puedes encontrarte con una manada de yeguas y potrillos por la zona.


El prota retratado desde el refugio del Aurrulaque.


Diez minutillos de parada y a empreder la subida por la misma carretera en dirección al puerto de la Fuenfría. A partir de éste punto la nieve había caído con más intensidad y la carretera cada vez tenía más capa. Caminar por nieve virgen es una gozada, pero la verdad es que cuesta el doble de esfuerzo que hacerlo sin ella. Aunque merece la pena y me sirvió para recordarme que tengo que comprar unos guetres, ya que terminé con la parte baja del pantalón empapada.

Al llegar al mirador de la reina nevaba insistentemente y se notaban las señales del frío por todos lados a los que mirases. Desde el mirador hay unas vistas excepcionales de todo el valle, siempre que el día esté abierto que no era el caso, aunque a la vuelta aproveché que se abrieron un poco las nubes para tomar alguna fotillo.


Carámbanos en el mirador de la reina.


Llegado al puerto de la Fuenfría, en el que la nieve superaba los 20 Cm. mi intención era rodear el cerro Ventoso por la vertiente Segoviana, tomando la senda de los Cospes, para después ascender al collado Ventoso y bajar por el camino Schmid hasta retornar al aparcamiento comienzo de la andadura. Pero la senda no era visible practicamente debido a la nieve, además de que la zona estaba entrando en niebla y no conocía este tramo del recorrido, por lo que, aconsejado por la prudencia, decidí desandar sobre mis huellas para volver al inicio.


El puerto de la Fuenfría.


En total un recorrido que hice en unas cuatro horas y cuarto, incluídas un par de paradas en el refugio-fuente, tanto a la subida como a la bajada. Cuando llegué al aparcamiento me calenté con un cafecito en el restaurante Cirilo, como es mi costumbre, y empezaba a caer nieve de verdad, una buena nevada, incluso el camarero del restaurante me comentaba que iba a cerrar ya y a bajarse a Cercedilla que luego no se podría circular por la carretera.

La ruta es muy bonita y no supone una dureza excesiva. Si quereis ver éstas fotos y alguna más de la zona en un tamaño más grande están aquí. Y más información sobre la zona y rutas por el valle en la WEB de Trotamontes. Tambien hay una oficina de información poco antes de los aparcamientos en la que os darán un mapa e indicaciones con los senderos señalizados de la zona y las rutas que se pueden hacer.
Publicar un comentario