miércoles, 25 de septiembre de 2013

Bricolaje iMac: Cambiando el disco duro

Este artículo no es una guía "gurú" de como arreglar un Mac, pero sí quiero reflejar los síntomas que fueron apareciendo en el ordenador y lo que hice, desde un punto de vista "no tengo ni puñetera idea de lo que pasa" para solucionar el problema, por si a alguien le sucede lo mismo y no sabe por dónde le pueden venir los tiros.

Mi Mac ya tiene algunos años, es de mediados de 2007 aunque lo adquirí cuando sacaron la nueva gama en 2008, y me beneficié de un descuento. De todos los ordenadores que he tenido es con el que estoy más contento, incluso más que del MacBook Pro de 2011.

Características del iMac

Hasta hace no mucho estaba tal cual de fábrica, pero con la salida de, no recuerdo, si Lion o Mountain Lion amplié la memoria RAM del giga que traía de serie a los 3 Gb.

El caso es que desde hace una temporada noté una caída del rendimiento bastante acusada. Esto pasaba especialmente a la hora de realizar operaciones de lectura/escritura en el disco duro.

Lo primero que hice fue optimizar el sistema con algún pequeño truco. Mejoró el rendimiento al ejecutar menos procesos en el arranque y en segundo plano, pero el problema seguía latente y progresivamente se ha incrementado. El siguiente paso fue revisar el hardware del equipo con programas indicados para esta tarea, por ejemplo TechTool Pro. Y los resultados, especialmente del disco duro que daba S.M.A.R.T. eran óptimos, indicando incluso un estado "como nuevo".

Reinstalé el sistema operativo OS X, algo que no suele ser necesario en estos ordenadores, suele bastar con crear un usuario nuevo y migrar nuestros datos para que todo vuelva a ir como la seda, pero no dio los resultados esperados.

El ordenador, arrancando por Firewire con un sistema Snow Leopard instalado en un disco duro externo funcionaba como un tiro, siempre que no se hiciesen operaciones en el disco duro del Mac. Ya como última idea ejecuté un programa que mide la velocidad de lectura y escritura en los dispositivos de almacenamiento, en este caso Blackmagic Disk Speed Test y el resultado era deprimente: 1 MB/S de escritura y 5 MB/S de lectura. Para hacernos idea, una vez cambiado el disco duro por uno nuevo, las pruebas dan 169 MB/S de escritura y 163 MB/S de lectura.

Resultados test de velocidad con el disco duro nuevo

Mi duda, ante la información positiva de S.M.A.R.T. comentada antes, era si el problema vendría del disco duro o del interface de transferencia SATA. Lo más obvio y quizá lógico era lo primero y se soluciona con la sustitución del disco. Al no tener claro si era este y aprovechando que tenía uno viejo por casa me propuse cambiarlo y probar y, en caso de funcionar, comprar uno nuevo para sustituir el averiado.

La primera cuestión es desmontar un Mac, el único tornillo visible es el de la tapa de la memoria RAM., aunque realmente no es tan complicado como parece. Por suerte Internet está lleno de tutoriales buenos y menos buenos y con una búsqueda di con la página IFIXIT que está llena de manuales para reparar o ampliar los dispositivos de Apple. En ella tienen uno para sustituir el disco duro de un iMac como el mío, con vídeo y fotos y descripciones muy claras. Siguiendo esas indicaciones y con un poco de habilidad y paciencia no es difícil. Ya había sustituido hace años otro disco duro en mi primer Mac, el modelo "lamparita", y no había sido complicado.

De todo el proceso destacaría dos cosas:

A lo que tenía más respeto en este caso era a retirar el cristal que hay delante de la pantalla, por miedo a romperlo. Creía que estaría a presión o sujeto con algún enganche y que habría que aplicar fuerza para extraerlo, pero todo lo contrario. Va sujeto con imanes, así que, una vez con las ventosas acopladas según el tutorial, no hay que tirar con fuerza, simplemente con determinación. Con el ordenador tumbado hacemos como que queremos levantarlo tirando de las ventosas uniformemente y sin brusquedad y saldrá solo. El ordenador no se moverá de la superficie en el que lo tengamos tumbado por su simple peso.

El iMac "destripado" y con mucho polvo en la zona de los ventiladores.

Y luego están las herramientas necesarias para su apertura. Realmente no son especiales, con tres destornilladores desmontamos todo: uno de cruz para el tornillo de la tapa de la memoria y dos Torx del 6 y del 8. El primero es común tenerlo en casa, pero los Torx, aunque suelen venir en los típicos maletines llenos de puntas, la medida más pequeña habitual es el número 10 ya que las de menor tamaño suelen ser más para electrónica y no las incluyen. En la ferretería me podían traer por encargo un pequeño maletín con ellas, pero, además de la tardanza y que me duplicaría muchas herramientas que ya tengo, el coste era de unos 17€, algo que me parecía elevado para mis necesidades. Teniendo en cuenta que los voy a usar poco o nada después de esto.

Así que el  recurso para los MacGyver eventuales es acudir a la tienda del chino. Por 2€ un estuche con los destornilladores necesarios más otros cuantos. Está claro que si tienes que estar todo el día utilizándolos la calidad que tienen no da para ello, pero para retirar veinte tornillos media docena de veces, sobra.

Caja de destornilladores "MacGyver"
Desmontado el ordenador, probé el disco duro viejo e hice el test de velocidad, arrojando resultados más satisfactorios: 50 MB/S de escritura y parecido en lectura. No era para tirar cohetes pero el disco duro era bastante antiguo y con esto ya confirmaba que el problema de velocidad del disco duro original era suyo y no del interface.

En la tienda de informática del barrio adquirí un disco duro de 1 Tera de capacidad, con lo que he incrementado la capacidad de almacenamiento desde los 320 GB. que tenía. Este disco duro, un Seagate a 7.200 Rpm. es ligeramente más ruidoso que el de serie, un Western Digital, pero tampoco es apreciable a no ser que afines mucho el oído.

Una vez montado otra prueba de velocidad arrojando los resultados de la captura que hay más arriba. Para todas las pruebas he usado un sistema instalado en disco duro Firewire, Snow Leopard, que tengo siempre preparado en un disco duro viejete de no mucha capacidad, pero que viene fenomenal para estas cosas o para hacer probatinas. Cierre del ordenador, teniendo especial cuidado de volver a conectar los cables que hemos soltado de los conectores: micro; monitor; sensores de temperatura, y a reinstalar Mountain Lion en el disco nuevo y recuperar los datos. Por norma y malas experiencias anteriores con otros discos duros hago copia de seguridad con bastante frecuencia de todos mis ficheros con Time Machine.

Un consejo: para probar el nuevo disco duro yo lo he hecho sin cerrar el ordenador completamente, tal como se ve en la foto de abajo. Así si nos hemos dejado algo sin montar, un sensor por ejemplo, no tendremos que volver a quitar todo de nuevo. Con sujetar el monitor al chasis con un tornillo en cada esquina sobra.

Un dato: El disco duro averiado tenía más de 20.000 horas de funcionamiento. Unos 835 días completos.

Conclusión: He perdido la mañana entera haciendo esto, pero de llevar el ordenador al servicio técnico oficial de Apple probablemente me habría costado hacer lo mismo unos 200€ a ojo y al final entre disco duro y herramientas me he gastado 65€. Además de que como me gusta trastear he pasado un rato entretenido y he aprendido algo nuevo.

Y el último consejo: ten siempre copias de seguridad de tus datos importantes. Con Time Machine es muy sencillo y no nos da trabajo. Yo he tenido suerte y en esta ocasión el disco duro ha ido fallando poco a poco, ha tardado meses y no ha dejado de funcionar del todo, pero en otras ocasiones que me ha pasado a lo largo de los años sí que han fallado sin previo aviso y es una faena.

Probando el disco duro nuevo antes de cerrar el ordenador del todo.

Publicar un comentario